Tuesday, April 25, 2006

Inverosímil, Una tragedia mundana


NS/NC Teatro

Obra de la muestra oficial del Festival Internacional Mercosur 2003.Publicada en la revista “El Apuntador” (nr. 11, octubre 2004).Elegida para el festival de teatro de Paysandu, Uruguay, marzo 2005.En un tiempo indefinido, cuatro personajes viven una tragedia absurda. Patricia Iribarren ha desaparecido en condiciones sospechosas. Algunos testigos afirman que se arrojó al embudo del dique San Roque. Su hija Encarnación, envuelta en una serie de mentiras, está enamorada del mismo hombre que su madre: Irenio, el Hombre Deleble. Éste sufre un terrible mal: no se puede separar más de dos segundos de las personas sin que ellos se olviden completamente de él. Se lo diagnosticó el doctor Domínguez, médico de la familia Iribarren con aspiraciones científicas.Inverosìmil es una obra que mezcla el género policial, la tragedia griega, la ciencia ficción y el absurdo con un tinte telenovelesco en donde la percepción quizás no coincida con la realidad.

Autor : Ariel Dávila
Elenco: Grabriela Aguirre, Matias Deon, Ariel Dávila, Valeria Urigu.
Técnica: Mariano Munoz.
Asistente de dirección: Christina Ruf.
Música original: Guillermo Ceballos
Dirección: Ariel Dávila

1 comment:

Ariel Dávila said...

El humor se esconde en lo más conocido

Beatriz Molinari De nuestra Redacción
bmolinari@lavozdelinterior.com.ar



Ireneo es un hombre “deleble”; su anomalía genética indica que la gente lo olvida apenas deja de verlo. La cuestión bien podría alimentar una tragedia, pero el autor y director de Inverosímil, Ariel Dávila, se las ingenia para armar un disparate que el público festeja, una vez que advierte el cruce de referencias con varios géneros.

La historia tiene un enigma policial, un drama existencial, humor negro y cierto aire a Edipo Rey. Expuestos sobre una escenografía que combina el piso blanco con plásticos transparentes, se desarrolla el malentendido entre Ireneo (Ariel Dávila), Patricia (Claudia Antuña), Encarnación, hija de Patricia (Lorena Cavicchia) y el Doctor Domínguez (Matías Deon). Ellos, de peluca lacia y ligero batido; ellas, prolijas, nerviosas, conflictuadas. Encarnación cree que su padre se suicidó tirándose a la jaula de los leones, desde lo alto del Parque Sarmiento; su madre ha tejido mentiras para protegerla; Ireneo se enamora de la chica y el doctor oculta toda la verdad. En el medio, parece que hay otro suicidio en una estructura de repetición que refuerza el tono cómico de la obra.

Los chistes ironizan sobre temas que podrían ser desgarradores, si alguien se toma en serio la obra. Dávila abusa un poco del juego en torno al nombre del antihéroe pero mantiene el efecto deseado con recursos teatrales. En ese aspecto, el lenguaje se basta por sí mismo y va enredando los datos de la historia de amor y de los experimentos del doctor que posee un banco de semen, una especie de antídoto contra el olvido al que está condenado Ireneo.

Inverosímil resulta un buen ejercicio de humor que descubre el talento de Lorena Cavicchia, la actriz que sobresale. En tanto, Claudia Antuña maneja el personaje de la madre con naturalidad, en medio de las situaciones límite por las que el guión la obliga a pasar. El final, a la manera de una catástrofe, refuerza el contrato con el espectador que, a esa altura, deja de pensar que hay sonrisas que se juzgan incorrectas.





Para espectadores que disfrutan del humor de cualquier color.